23 ago. 2012

UN LUGAR SINGULAR


Ya sabemos que, hoy por hoy, inventar algo es harto complicado y más si del sector hostelero se trata. Hace un par de años, por fin, comenzamos a fraguar una ilusión: un local que nos permitiera una nueva aventura comercial. Planteamos una abacería, pero, tan típica hace unos años en nuestra ciudad, que se nos quedaba corta para nuestro concepto. Un bar especializado en vinos, productos del cerdo ibérico y quesos, nuestro fuerte, no dejaba de ahondar en lo habitual. Nosotros queríamos ir un poco más allá. Eso que se terminó llamando Jamones, Vinos y Degustación, por no encontrar otro nombre que resumiera mejor el espíritu de nuestra apuesta, es hoy una realidad de difícil descripción. 

El concepto de tienda-bar primó sobre otros al concebirlo, pero la realidad ha demostrado dos cosas: la primera, que Sevilla aún no está preparada para las tiendas especializadas y, segundo, que un bar es un bar en nuestra ciudad. Con ello no quiero decir que no haya tiendas especializadas que funcionen muy bien o que sea malo abrir un bar . Nada más lejos de mi intención. Pero hoy Flores es más un bar-restaurante que una tienda especializada. En ese aspecto le queda mucho recorrido aún.

Aunar los mundos que distribuimos habitualmente y poder ofrecer la posibilidad de adquirir el mismo producto que se acaba de probar o los productos que componen un plato de la carta era nuestro objetivo. Quisimos –y queremos- que el cliente pudiera comprar o consumir indistintamente en el local. Así nuestro lema fue “Deguste lo que compre y compre lo que deguste”. De ahí que propusiéramos una fórmula que permitía esta operativa: cobrar por descorchar cualquier vino a precio de tienda y/o emplatar cualquier alimento que estuviera en sus estanterías. Son cantidades simbólicas: 5 ó 6 € respectivamente. Aún así los precios resultantes son muy competitivos en nuestro mercado. 


Tras 16 meses, muchos clientes lo han entendido y disfrutado y otros no han comulgado con el concepto. Nosotros seguimos seguros y firmes en nuestro planteamiento. Locales en Sevilla donde una ración de 100 grs. del mejor Jamón Ibérico 5 Jotas (pesados) seleccionado por nosotros se degusten por 16 € no hay ninguno, me atrevería a afirmar. Y es sólo un ejemplo. Y comer por 15-20 €, copa de vino incluida, disfrutar de un gran Gin-tonic en su amplia terraza, etc. Creemos en nuestra idea y sabemos que nos ayudarán a seguir puliéndola y mejorándola para que cada día lo pasen mejor en Flores Jamones, Vinos y Degustación, un lugar singular. SU CASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario