29 feb. 2012

Consumo recomendado de vino y aceite de oliva


El consumo elevado de alimentos ricos en polifenoles como el vino o el aceite de oliva virgen y las nueces, mejoran la función cognitiva y previenen de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer



Una investigación publicada en el Journal of Alzheimer's Disease vincula el consumo de alimentos con polifenoles con el comportamiento de la memoria.
Según especialistas del Clínic, es recomendable, tanto para la salud cardiovascular como para la cerebral, beber dos copas de vino, en el caso de los hombres, y una para las mujeres cada día, así como generalizar el uso del aceite de oliva virgen en los platos, y consumir entre cuatro y siete nueces diarias.
La investigación se ha realizado en una primera fase con 447 participantes sin enfermedades vasculares pero con alto riesgo cardiovascular, con edades entre los 55 y los 80 años y que no seguían una dieta concreta.
"La novedad es que hemos podido establecer variables sobre qué parte de la función cognitiva potencia cada alimento", ha destacado Ros, jefe de la Unidad de Lípidos del Clínic.
Así, el consumo de aceite de oliva, en concreto el virgen, se asocia a mejores puntuaciones en pruebas de memoria verbal, la ingesta de nueces con mejor memoria de trabajo y el consumo moderado de vino con mejor función cognitiva global.
En una segunda fase, cuyos resultados se publicarán en un año, los investigadores del Clínic analizarán de nuevo a los participantes después de aplicarles una dieta concreta para ver la evolución respecto a sus patrones de alimentación anteriores.
La investigación, liderada por Cinta Valls-Pedret, de la Unidad de Lípidos del Hospital Clínic de Barcelona, forma parte de un ensayo clínico multicéntrico sobre los efectos preventivos de la dieta mediterránea en el que participan 7.447 sujetos entre 55 y 80 años, sin enfermedad vascular previa pero de alto riesgo cardiovascular.
Diversos estudios epidemiológicos sugieren que alimentos como las frutas, las verduras o el pescado, así como nutrientes como los ácidos grasos poliinsaturados, la vitamina B y los antioxidantes pueden proteger del declive cognitivo asociado a la edad y a la enfermedad de alzhéimer.
El presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Lluís Serra-Majem, se ha felicitado de que la evidencia en torno a los beneficios de la dieta mediterránea crezca "día a día" y de que cada vez sean más las patologías que se benefician de este patrón alimentario tan saludable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario