18 jul. 2012

“Antoñito” Sivianes


Perdona, Antonio, por comenzar quitándote décadas, pero es que así te llaman y te llamamos los que te queremos y conocemos desde hace años.

Quien habitualmente se mueve en el mundo de la hostelería sevillana sabe que los buenos profesionales son muy difíciles de encontrar. Casi se convierte en una labor arqueológica, pues, además, muchos de ese escaso número son de los que llamamos “de la vieja escuela”, antes de que brotaran tantos artistas de la cocina dejando la sala relegada a un segundo o tercer término en el organigrama y jerarquía de un restaurante que se preciase.

Pues bien, Antonio, el del Bécquer o el de “La Leyenda”, o el rubio, etc… es uno de esos ejemplos que aún quedan en Sevilla. Y ustedes dirán que cómo es posible que diga “quedan” si parece que lo estoy jubilando o casi escribiendo un epitafio. Se lo aclaro:
Los propietarios del Hotel Bécquer han decidido hace escasos días cerrar ese establecimiento llamado La Leyenda que hacía las veces de buena cafetería y de gastrobar con aires modernistas y clásicos pero con una carta muy actual y donde, por desgracia, poca gente ha disfutado de su tapeo, de los mejores de nuestra ciudad, por culpa de Gonzalo, su Chef. Bien, La Leyenda ha creado eso: una leyenda llamada Antonio Sivianes.

Pocas personas he conocido con ese talante alegre, educado, discreto y embaucador para con sus clientes, proveedores y compañeros como Antonio. Más de tres décadas en la empresa, a la que se entregó (me consta por haberlo vivido) en cuerpo y alma, a estilo antiguo también, sembrando mucho antes de recoger, no podían dejarlo en la calle por una decisión económica. Porque Antonio, haga lo que haga, sabrá cumplir. Así lo han reconocido incorporándolo al departamento de mantenimiento del Hotel Bécquer, su casa. Ha dejado la bandeja y el cuchillo jamonero por el destornillador y la llave inglesa. Cosas del destino.

Sevilla pierde una persona encantadora atendiendo mesas y cuidando a clientes. Ya era hora de tener un horario normal, comer en casa, llegar a la cena, fines de semana, etc. Los que conocen este gremio saben que ese es su gran sueño. Pero si se les estropea alguna vez un enchufe, un grifo o algo parecido y no consiguen que den con la tecla, no duden en buscarlo. Antonio lo hará perfecto, como siempre. Yo, simplemente, te doy las gracias por haberme tratado SIEMPRE como me has tratado, como has hecho con tanta gente. Un placer ser tu amigo dentro y fuera de la hostelería. Así seguirá siendo, si Dios quiere.

                                                                                                                                José Vicente Flores

No hay comentarios:

Publicar un comentario